Translate

Etiquetas

Que rico trio.

Que rico trio.

martes, 14 de octubre de 2014

NUEVO RELATO Y NUEVO VIDEO

                          "NUEVO RELATO"



                         "Encuentro incestuoso"


Montserrat vio interrumpido su sueño cuando recibió una llamada por la madrugada. Oliver, amigo de Montserrat desde hace varios años la llamó para saludarla, pero lo inusual de la llamada, poco después de las tres de la mañana, era para que asistiera a una reunión "intima" con un amigo suyo, y a su vez paisano de Montserrat.

- "Anda, ven, es de Tamaulipas también, te va a gustar, es güero y está musculoso, es de ojo claro y te repito, está mamadote como te gustan". Esas palabras incitaron a Montserrat a salir de la cama. Usualmente no atiende a esas horas, pero debido a que no había tenido mucha acción en la semana, y tener las ganas acumuladas ya traía los huevos bien cargados, quería deslecharse, además de ser una cita concertada por su amigo Oliver, por lo que decidió salir de su cama.

Montserrat dormía nada más con un baby doll de satin morado, pegado a sus curvas, se veía hermosa iluminada por la luz de la luna. Salió moviendo con cadencia sus espectaculares piernas, se metió a la ducha para prepararse y llegar como siempre, impecablemente a cada cita. Salió, tomó su camioneta y emprendió camino. Al llegar a la casa de Oliver notó que habían estado bebiendo pero se encontraban en buenas condiciones, lúcidos ambos. Oliver, quien es gay, siempre ha compartido gustos con Montserrat y desde que llegó Rodrigo a la ciudad de México tuvo la idea de presentarlos.

Rodrigo era un norteño alto, tamaulipeco blanco de ojos castaños claros y con un cuerpo bien formado luego de muchas horas en el gimnasio. Efectivamente, Oliver conocía los gustos de Montserrat ya que de inmediato le gustó. Oliver tuvo, sin embargo, que dejarselo a la muñeca pero pese a haber hecho sus esfuerzos por convencer a Rodrigo de que cogieran juntos. "No me gustan los hombres, no soy puto". Respondió Rodrigo a las insinuaciones de Oliver. "No te hagas, te he visto viendo porno de shemales", respondió Oliver.  "Sí güey, pero me gusntan las hembras con pito, no los hombres". Oliver entendió, no es la primera vez que se ha enfrentado a esa preferencia por las mujeres con verga, no hombres, sino cuerpos femeninos con rostros preciosos y acompañados de una buena ñonga.

Cuando Rodrigo vio entrar a Montserrat al departamento abrió los ojos sorprendido por la belleza de Montserrat, la encontró con un vestido champagne Dolce and Gabbana ceñido a su cuerpo, que dejaba ver las piernotas de la musa del tercer sexo, enfundadas en unas medias de red.
Luego luego comenzaron los escarceos, y las miraditas cedieron lugar a pequeños toqueteos de espalda, hombros, manos y piernas; mutuamente se reconocían en una afinidad sexual.

Oliver se hizo parcialmente ausente, se refugió en la barra que dividía la cocina de la sala de su departamento, un lugar acogedor y muy bien decorado en la colonia Escandón. Bebía un martini apoyado en su puño mientras en el sofá de su sala sus amigos se toqueteaban al ritmo de jazz, Santy Leon daba una atmósfera retro a esa imagen, como película porno de los 80´s.

Rodrigo ya bebía un whisky de las tetas turgentes de Montserrat, le derramaba un poco y bebía de ellos, recorriendo frenético del canal que se hace entre semejantes montes de voluptuosidad.Además, con un hielo recorría los pezones de Montse, que disfrutaba cómo se le ponían erectos de la sensación del frío del hielo y el calor de la lengua de Rodrigo.

Montserrat no pudo resistir mucho y tomando la mano del tamaulipeco, la guió hacia su verga parada, la pequeña tanga de encage no pudo cubrir mucho de la protuberancia de Montse que se había liberado por sí misma. Hizo que Rodrigo le sobara la reata, y le causó cierta extrañeza que Rodrigo no se inmutara de encontrarse con una verga parada entre sus piernas en lugar de una panocha mojada.

- "Oliver me contó de ti, sabe que me encantan las travestis...". Susurró Rodrigo al oído de la muñeca.
De inmediaato al escuchar eso Montserrat se puso de pie, se bajó la tanga hasta los tobillos, e hizo que Rodrigo le diera tremenda mamada.

- "Así que te gustan las travestis, ¿eh? Pues vas a probar a la mejor de todas. ¡Traga puto!"
Rodrigo, ni tardo ni perezoso mamó como todo un experto, parecía una perra en celo, lengueteaba, succionaba, lamía... vaya que disfrutaba tener la ñonga de Montse en su boca.

- "Eres exquisita Montse, vaya que eres toda una maniquí". Balbuceó Rodrigo con el trozo de carne dura en su boca.
Oliver los observaba y no resistió las ganas de frotarse la reata, en la cocina, sosteniendo su martini con una mano, y chaqueteandose con otra veía con distancia y placer la escena; un falso desdén no se reñía con la erección inocultable.

Mientras tanto, ahora Montserrat, de rodillas sobre la alfombra gruesa, tomaba a Rodrigo por las nalgas para controlar los movimientos de su pelvis mientras ella lo recompensaba con su respectiva mamada. Rodrigo se estremecía arqueando la cintura de placer.

- "Oh, sí, sí, así, así putita, así, mama, mama mi verga, mamamela ricura... Naciste para mamar"
Montserrat devoraba verga mientras le apretaba las nalgas duras. Se le estaba antojando disfrutar ese culito endurecido en el gym.
- "Ahora te quiero coger papi". Dictó la maniquí.
De inmediato, flojito y cooperando Rodrigo se puso en cuatro sobre la alfombra.
- "Nada más que despacito, porque me duele".
- "¿Te duele papi? No te preocupes, sólo te voy a meter la puntita".

Y así fue al principio, se puso un condón en su verga bien parada y le introdujo la puntita, pero el propio Rodrigo se hacía hacia atrás, soicitando una penetración más profunda.
- "¿No que te dolía papi? Mira, si resultaste bien goloso".
- "Aghhh, aahhhhh.... ay así, ay así, ay así... dame, dame verga nena, dame, damela, damela duro, ¡más, más , más duro!"
Montserrat tenía a Rodrigo tomado de las caderas, bien ensartado. Le estaba dando sabroso, entraba y salía con fluidez.
- "Toma putito, toma nene goloso."
- "¡Sí, dame verga nena, soy tu esclavo, dame mamá!"

Montserrat no resistió más y de súbito se salió de él, se safó el condón con fuerza y dirigió su vergota hacia la espalda ancha y musculosa de Rodrigo, quien bien dispuesto, paró el culo colocando su cara en la alfombra. Los chorros de semen de la maniquí cayeron en la espalda y nalgas blancas de Rodrigo, y fueron trazando su trayectoria escurriendo por todo su cuerpo varonil.

- "Cuánto me gustas papi, estás bien buenote nene, eres todo un macho." Y mientras le decía eso, Montserrat se colocó debado de él para succionarle otra vez la verga que seguía erecta.
Rodrigo estuvo gozando la mamada hasta que de repente guió la cabeza de la maniquí mamadora hacia arriba indicandole que se detuviera.
- "Es que te la quiero meter putita".
- "Adelante mi rey".

Rodrigo se colocó sobre el sofá acostado, Montserrat le colocó un condón y se le trepó montada sobre su verga, comenzó a ensartarse solita haciendo movimientos de arriba a abajo y en forma de circulos, lo hacia gozar con la licadora.

Rodrigo extasiado veía como la verga de Montserrat se meneaba de aquí para allá, y en el frenesí ocasionalmente se le salía una que otra gotita de leche, a la vez que se meneaban de un lado a otro sus suculentas chichotas.

Rodrigo terminó por venirse mientras le chupaba las tetotas a Montserrat.
- "Ah, ahgggg... que rico mi amor"
- ¿Te gustó papi, lo disfrutaste?".
- "Mucho mi vida, mucho."

De repente sólo escucharon los gemidos de Oliver, quien se había estado masturbando en la cocina.
- "Pinche puerco chismoso", le dijo Rodrigo.
- No mames, que me debes esta cogida, si no le hubiera hablado a tu paisana seguirías chaqueteándote con videos de internet.
Rieron todos.

Montserrat se fue a la habitación a dormir un poco, Rodrigo la siguió minutos depués de servirse otro Johny Walker Black.

Se desnudaron por completo y durmieron abrazados, de cucharita. La verga caliente de Rodrigo se acurrucó entre las nalgas suaves de Montserrat.

Al amanecer, con la claridad de la luz matutina, Montserrat no dejaba de mirar el rostro de Rodrigo, mientras aún dormía. Se le hacía tan familiar. Al observarlo, por una extraña razón comenzó a recordar sus años de infancia, los juegos con su primo el güero, el que alguna vez había visto ya de adolescentes en una fiesta familiar, y al que quiso besar, pero sólo obtuvo un rechazo y una acusación del primo.

Rodrigo se despertó con la mirada curiosa de Montserrat sobre él.
- "Hoooola, buenos días princesa".
- "Hola papi. ¿Dormiste bien?"
- "Sí, claro, cómo no si no dejé de sentirte con mi verga."
- "Jajaja, lo noté, calentón."
-" ¿Y qué tanto me ves nena? ¿Tengo algo raro?"
- "No, no es eso, sólo que la verdad te me haces conocido."
- "Pues a lo mejor allá en nuestra tierra, me dijo Oliver que eras de Tamaulipas, como yo."
- "Sí, así es papi. "
- Ah pues yo soy Rodrigo L...
- ¿L...? ¡Qué casualidad! Yo también soy L...
- ¿No bromeas?
- No, mi verdadero nombre es I... L...
- Oye pues mi familia es de...
- ¡No inventes ! La mía también.
- ¿No seremos parientes?
- Pues mis padres son....
- Son mis t...íos. ...O sea que tú eres...
- ¡Somos primos!
- Pues qué chico es el mundo, ahora resulta que me cogí a mi prim...a.

Se quedaron en silencio fragmentos de segundos, que resultaron una leve sacudida, ya que si bien ambos eran adultos de mente abierta y plenamente calientes, pues les causó extrañeza el hecho de que finalemtne eran familiares, así que habían cometido incesto.

- "Oye, no vayas a decir que... nosotros, pues..." Dijo él.
- "No, ¿cómo crees?"
- "Entonces tu eres I... recuerdo que me quisiste besar en los quince años de mi hermana".
- "Sí, y te echaste a correr, puto".
- "Es que... bueno, era muy chico..."
- "Y mira ahora, bien que sabes cómo mamar una buena verga, me la consentiste tan rico que no te voy a creer que nunca habías mamado otra verga antes".
- "No la verdad es que sí, me encanta la reata".
- "Se te ve, estás bien buenote y guapo, seguramente has de tener suertte para conseguir muchas travestis y darte gusto con sus mazacuatas".
- "No me quejo".

Rodrigo finalmente la arropó entre sus brazos, y con delicadeza acercó su boca a la de Montserrat quien cerrando los ojos se entregó en un beso tierno. Sus labios se encontraron, dando paso poco desupés a sus lenguas, y ambos recostados de lado, encontrados, se las arreglaron para que sus respectivas vergas se rozaran de vez en vez, sintiendo descargas eléctricas en cada roce.

De pronto, Montserrat tomo la verga de Rodrigo y la hizo frotarse abirtamente con la suya, con maestría manipulaba ambas vergas masturbandolas con gran habilidad.
- "Qué rico, dijo Rodrigo".
Así siguió Montserrat, meneando con cadencia las vergas duras y calientes hasta que se vino, chorreando su lechita directamente en la verga caliente, dura y venosa de su primo, quien sintió delicioso los chorros de semen encima de su pitote.
- "¿Te gustó, primo?"
- Mucho Montse, mucho.
- "¿No te causa conflicto que seamos familia?"
- No, pues la verdad no, tú estás bien buena y me diste una cogida de campeonato, así que si tú guardas el secreto yo haré lo mismo.
- "Claro Ro, será nuestro secreto".
- Pues ahora vamos a darle, ya que como dice el dicho...
- "¿Cuál dicho?"
- "A la prima, se le arrima". Y mientras lo decía le deba tremendo arrimón de camarón a las nalgas de Montserrat, anunciando una nueva cogida.
FIN




                                      "NUEVO VIDEO"

video

Penetreitor!

Penetreitor!

Comentarios recientes

CHAT

Mujer con verga!

Mujer con verga!

Seguidores

Negrote

Negrote

El lechero.

El lechero.

¡Duro!

¡Duro!